La Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM) nació en 1999 como una iniciativa ciudadana, voluntaria e independiente. Desde ese año es miembro de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonal (ICBL, por su sigla en inglés), una red global de organizaciones que trabaja para erradicar las minas antipersonal desde 1991. En 1997, la ICBL ganó el Premio Nobel de Paz por impulsar la prohibición total de las minas a través de la “Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su destrucción”, comúnmente conocida como Convención de Ottawa.

En el año 2000, la CCCM se constituyó como una organización no gubernamental (ONG) y un año después integró a su campo de acción los temas de desarme y las iniciativas que lo promueven, impulsando los valores de Seguridad Humana y Desarrollo. Esto es posible mediante el fortalecimiento de políticas nacionales, estándares internacionales, asistencia a las víctimas y mitigación del impacto por el empleo, almacenamiento, producción, transferencia y destrucción de armas y artefactos explosivos, regulados o prohibidos por el Derecho Internacional Humanitario (DIH), usados para herir, mutilar o matar.

La CCCM está integrada por organizaciones de la sociedad civil, entre ellas la Corporación Paz y Democracia (Antioquia), la Corporación Visión y Gestión (Caldas), o la Fundación Valle de Pubenza (Cauca). Igualmente, trabaja de la mano de instituciones, organizaciones nacionales y locales, además de varias asociaciones departamentales de sobrevivientes. También forma parte de la Mesa Nacional de Educación en el Riesgo de Minas, encargada de la coordinación y acompañamiento de las acciones de educación para prevenir accidentes causados por minas. 

En el campo del desarme la CCCM, en alianza con organizaciones internacionales como la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas (ICBL), la Coalición contra las Municiones en Racimo (CMC), la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), la Campaña para Detener los Robots Asesinos (Stop Killer Robots), Armas Bajo Control (Control Arms), la Red  Internacional contra las Armas Explosivas (INEW) Closter Munition Coalition y Seguridad Humana en Latinoamérica y el Caribe (Sehlac), trabaja en la concientización sobre los riesgos para la población civil de este tipo de armas, así como para promover tratados de prohibición que prevengan sus efectos.

Su sede principal se encuentra en la ciudad de Bogotá y cuenta con una red de coordinadores y voluntarios en 22 de los 31 departamentos afectados por minas antipersonal (MAP), municiones sin explosionar (MSE) y trampas explosivas (TE).

MISIÓN

La Asociación Campaña Colombiana Contra Minas fomenta el desarrollo integral de las comunidades a partir de la promoción del desarme humanitario y la Seguridad Humana. Implementa los pilares de la acción integral contra minas antipersonal, e incide para el establecimiento de normas y acciones que prevengan y remedien el sufrimiento humano y los daños medioambientales causados por las armas indiscriminadas y los conflictos armados, aplicando los enfoques diferenciales, de derecho y de acción sin daño. Lo anterior se logra a través de:

1.  La educación para prevenir accidentes y sensibilizar a las personas sobre los riesgos de las armas.
2.  El apoyo a los sobrevivientes, sus familias y las de aquellas víctimas mortales; buscando la superación del estatus de víctima y la recuperación del ejercicio pleno de sus derechos. 
3.  La limpieza de zonas contaminadas por armas y explosivos de guerra, en especial aquellas que han sido contaminadas por las minas antipersonal; utilizando para ello los procedimientos y estándares del desminado humanitario.
4.  La incidencia, la gestión territorial y el monitoreo al cumplimiento del Derecho Internacional humanitario en lo referente a las armas y explosivos de guerra.
5.  El desarrollo de procesos dirigidos a conseguir que los Actores Armados No Estatales abandonen el uso de las armas y los explosivos de guerra.

VISIÓN

Ser una organización de desarme humanitario reconocida por su liderazgo, calidad y aporte a la seguridad humana y la construcción de escenarios de paz involucrando a las comunidades afectadas por el conflicto y la violencia armada.

Donde estamos

En la Asociación Campaña Colombiana Contra Minas asumimos el compromiso de trabajar por la equidad de género, mediante la implementación de prácticas igualitarias que promuevan espacios equitativos, libres de discriminación y violencia de género. Esto lo hacemos por medio de políticas de género diseñadas según el funcionamiento de la organización. De esta manera incluimos el enfoque de género y diferencial en el accionar de la CCCM tanto a nivel interno, como en las acciones que emprenda.

principios éticos

La Campaña Colombiana basa sus actuaciones y las de sus miembros en el respeto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la defensa de la vida e integridad del ser humano, la Constitución y la ley.

Ha fijado como principios éticos los siguientes:

el equipo

La sede principal de la Campaña Colombiana Contra Minas se encuentra en la ciudad de Bogotá, donde un equipo gestiona todos los proyectos y procesos desarrollados por la organización. Sobre el terreno 5 coordinadores y coordinadoras regionales y municipales  se encargan de implementar dichos procesos junto con sus equipos conformados por mujeres y hombres comprometidos con la transformación de sus territorios. Igualmente la CCCM cuenta con una extensa red de voluntarios que trabajan en los municipios más afectados por la presencia de minas antipersonal (MAP), municiones sin explosionar (MSE), trampas explosivas (TE).