Abr 29, 2021

Bombardeos en zonas pobladas

Desde la CCCM conjuntamente y siendo parte de la Campaña Internacional Contra las Armas Explosivas (INEW por sus siglas en inglés), queremos evitar el daño a civiles y los graves impactos humanitarios, por tal motivo, hacemos un llamado al Presidente de la República, el Sr. Iván Duque Márquez, al Congreso de la República, especialmente al Presidente de la Comisión Segunda del Congreso y a la Cancillería de Colombia a que apoyen la Declaración Política sobre Armas Explosivas en Zonas Pobladas

La Campaña Colombiana Contra Minas, fundamentada en el debate abierto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la protección de los civiles en los conflictos armados, que se llevó a cabo el 27 de mayo de 2020, y basándonos en el último informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre este asunto (S/2020/366), hacemos amablemente una invitación al Gobierno de Colombia junto con sus instituciones encargadas para que apoye la declaración política sobre las armas explosivas en zonas pobladas.

El uso de armas explosivas en zonas pobladas, especialmente las que tienen amplios efectos destructivos, es una causa de graves daños humanitarios. La devastación causada por estas armas en la infraestructura sanitaria es crítica, ya que incluye hospitales y clínicas, esenciales para la población. Esto ha exacerbado aún más la vulnerabilidad de los menos protegidos de la sociedad mientras el mundo trabaja para combatir la pandemia mundial.

En su informe previo al debate abierto, el Secretario General de las Naciones Unidas António Guterres, acogió con beneplácito las negociaciones en curso de una declaración política y señaló la necesidad fundamental de que la declaración incluyera el compromiso de evitar el uso de armas explosivas con amplios efectos destructivos en zonas pobladas. La prevención del uso de estas armas es fundamental para fortalecer la protección de los civiles en los conflictos armados.

Promover y apoyar esta declaración política, son esfuerzos que se suman y hacen parte de las peticiones que fueron realizadas por el Secretario General de Naciones Unidas António Guterres y el Papa Francisco, solicitando un cese al fuego con el fin de aliviar el sufrimiento de las comunidades que se ven afectadas en medio de los conflictos armados, y poder así, concentrar todos los esfuerzos de los países en la atención y asistencia de la pandemia del COVID-19.

Colombia, como garante del compromiso para contribuir a la paz, la seguridad y la estabilidad en el ámbito nacional, regional e internacional, debe entablar medios de promoción y construcción de instrumentos internacionales frente a los temas de Desarme Humanitario como lo son las armas explosivas usadas en zonas pobladas.

Actualmente, el Estado colombiano ejerce un papel fundamental en la presidencia de la Comisión de Consolidación de Paz, órgano subsidiario del Consejo de Seguridad que promociona iniciativas para la prevención de conflictos, por lo tanto, abogar desde la sociedad civil colombiana apoyando la iniciativa de la declaración política es primordial y complementaria a las responsabilidades del Estado frente a la consolidación de la paz y seguridad global.

Finalmente, queremos expresar nuestro grato agradecimiento por la atención prestada. Esperamos ser participes activos en el apoyo y promoción de esta iniciativa para que sea adoptada lo más pronto posible por Colombia y por los países en el marco internacional.