Sep 28, 2016

Aliados internacionales de Colombia en su lucha contra las minas antipersonal

Fuente: CCCM

Por Valeria Ramírez Pino, estudiante de Ciencia Política de la Universidad de Los Andes (Colombia)

 

El 7 de marzo de 2015 marcó un hito en la historia colombiana: por primera vez el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) llegaban a un acuerdo en torno al desminado humanitario del territorio nacional. De forma concreta, se acordó colaborar mutuamente en la limpieza y descontaminación de minas antipersonal (MAP), artefactos explosivos improvisados (AEI), municiones sin explotar (MUSE) y remanentes explosivos de guerra (REG).

Sin embargo, el Gobierno y las FARC-EP no están solos en esta labor, sino que cuentan con el apoyo de la comunidad internacional. Para la tarea, las partes solicitaron apoyo a la organización Ayuda Popular Noruega (APN) para liderar y coordinar la implementación del proyecto de limpieza y descontaminación de MAP, MUSE, AEI y REG acordado en la mesa de conversaciones de La Habana, Cuba. Además, la APN mantuvo un año de diálogo continuo con las comunidades, con el propósito de crear confianza durante la actual etapa de descontaminación y promover el intercambio de información con los equipos multitareas del Gobierno.

A esta labor también se han sumado el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y el ministro de Asuntos Exteriores noruego, Børge Brende, quienes han liderado la creación de la Iniciativa Global de Desminado para Colombia y quienes el pasado 18 de septiembre anunciaron en Nueva York que arrancaría con una partida de 80 millones de dólares. Esta tiene como fin limpiar el territorio colombiano de minas, así como cumplir con los compromisos adquiridos en la Convención de Ottawa; es decir, erradicar las minas antipersonal en Colombia para el año 2021. En esta iniciativa, promovida por Estados Unidos y el Reino de Noruega, también participan con apoyo financiero y técnico otros 25 países que hacen parte del proyecto.

Ahora bien, además de esta iniciativa global, algunos países se han comprometido con ayudas económicas puntuales para implementar las tareas de desminado. Noruega apoyará al Gobierno colombiano y a las FARC-EP en la tarea de eliminación de minas antipersonal en puntos clave del país y, para ello, donará 180 millones de coronas (22.341.302 de dólares) durante tres años, según afirmó el ministro de Asuntos Exteriores, Børge Brende.

A su vez, el presidente Barack Obama declaró que Estados Unidos se ha comprometido a aportar 450 millones de dólares en el llamado Plan Paz Colombia, así como 5 millones más para el desminado civil y militar a lo largo de los próximos dos años, a través de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Esta última cifra se suma a los más de 21 millones de dólares que ha dado desde 2006, corroboró el secretario de Estado adjunto Antony Blinken, durante una visita a Bogotá este año. Asimismo, este país ha estado brindado asistencia técnica al Batallón de Ingenieros de Desminado (BIDES) del Ejército de Colombia.

 

Fuente CCCM

 

Por su parte, tras una reunión en la Casa de Nariño con el presidente Juan Manuel Santos en julio de este año, la Ministra de Desarrollo Internacional y de la Francofonía de Canadá, Maria-Claude Bibeau, anunció que el país aportará 57,4 millones de dólares canadienses (43.472.311 de dólares) para apoyar cinco proyectos diferentes que buscan ayudar a las víctimas del conflicto.

Uno de ellos se llama “Acción Contra las Minas en Colombia” y destinará 12,5 millones de dólares canadienses (9.466.966 de dólares)  para el periodo 2016 – 2021. , los cuales están definidos por el Gobierno colombiano.

Con esto se busca beneficiar a unas 27.000 personas en riesgo y 60.000 personas desplazadas, además de cubrir el 50 % de los municipios elegidos para la fase de respuesta rápida que, según el alto consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, Rafael Pardo, son prioritarios para el Gobierno nacional para enfrentar los retos que se presenten con la implementación de los acuerdos de paz. De igual manera, este proyecto busca mejorar las condiciones socioeconómicas de los excombatientes y contará con un enfoque especial de género.

En una ceremonia oficial, Pardo y Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea, protocolizaron un aporte de la Unión Europea de 4,5 millones de euros (5.044.640 de dólares) para la implementación de un modelo de intervención territorial en 6 de los 20 municipios con alta afectación de MAP, MUSE, AEI y REG, en el marco de la Estrategia de Respuesta Rápida del Gobierno Nacional. Dicha estrategia constituye la primera fase del plan estratégico 2016-2021 para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (AICMA) en Colombia.

 

 

mapa3

 

Adicionalmente, dicho modelo busca fortalecer las capacidades institucionales de la AICMA a nivel nacional y territorial, de la capacidad operativa de desminado, el desarrollo de acciones de Educación en el Riesgo de Minas y las operaciones de Desminado Humanitario de estos municipios.  Esto se suma a la ayuda que han brindado desde el año 2011 para el fortalecimiento de la Dirección para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (DAICMA).

Según el ministro de Asuntos Exteriores, Bert Koenders, los Países Bajos van a destinar 45 millones de euros (50.449.609 de dólares) en proyectos de desminado humanitario en 13 países del mundo. Uno de ellos es Colombia, donde se invertirá en el despeje del territorio, desminado y destrucción de minas antipersonal, además de brindar ayudar a las víctimas de estos artefactos. No obstante, no se conoce con certeza cuánto dinero se destinará para Colombia, ni para cada uno de los proyectos a desarrollar en el país.

La embajada de Japón confirmó que su país, a través del programa de Asistencia Financiera No Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APCS), invertirá 709,499 millones de dólares en dos proyectos: uno dedicado a centros para productores de cacao en el Cesar y otro a labores de desminado en el departamento del Tolima. Se espera que este último ayude a que más de mil personas puedan retornar a sus tierras y gozar de la libertad de caminar sin la amenaza de las minas antipersonal.

Igualmente, Corea del Sur y España han aportado maquinaria y han colaborado en proyectos de educación y asistencia a las víctimas de nuestro país. En concreto, el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, anunció que España aportará, adicionalmente, 450.000 euros (504.503 dólares) para la formación de expertos del Ejército Nacional Colombiano para realizar labores de desminado. Esta cifra, dice Gracia, se suma a los 8,5 millones de euros (9.529.370 de dólares) que el país ha invertido en esta materia en Colombia entre el 2011 y 2015.

 

asia-aliados

 

Por otra parte, algunos países contribuirán económicamente para afrontar el periodo del posconflicto en general. Por un lado, el Reino Unido destinará 4,2 millones de libras esterlinas (5.463.980 de dólares) al Fondo Multidonantes de las Naciones Unidas, 1,5 millones de euros (1.681.637 de dólares) al Fondo para el Posconflicto de la Unión Europea, y más de 5 millones de libras esterlinas (6.505.374 de dólares) a proyectos para la planeación del posconflicto. Esta información fue confirmada por la ministra de la Cancillería, la baronesa Anelay de St.Johns, en su visita oficial a Colombia este año.

Así mismo, la embajadora de Irlanda en Colombia, Sonja Hyland, dijo que este país donará 4 millones de euros (4.484.697 de dólares).

Por su lado, Suiza aportará más de 22 millones de dólares para apoyar la competitividad en Colombia mediante tres proyectos, anunció el presidente Johann Schneider-Ammann. El primero es “Sé Competitivo”, un programa bilateral con el Departamento Nacional de Planeación y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, al cual se le invertirá hasta 14 millones de dólares y busca mejorar el entorno empresarial y fomentar la competitividad de la industria colombiana. El segundo es el fondo “Colombia Sostenible” del Banco Interamericano de Desarrollo, que tiene el objetivo de apoyar el desarrollo económico sostenible, la competitividad y el uso sostenible de la biodiversidad en las zonas rurales afectadas por el conflicto; a este se destinarán hasta 5 millones de dólares. Finalmente, hasta 3 millones de dólares irán al Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Posconflicto, con lo cual se apoyarían los esfuerzos del Gobierno nacional para la estabilización y la construcción de la confianza, así como la preparación temprana y la aplicación de los acuerdos de paz

En conclusión, se puede afirmar que el desminado humanitario en Colombia es una prioridad dentro de la finalización del conflicto para las partes involucradas, así como para la comunidad internacional. Esto se traduce en muchos casos en ayudas económicas puntuales, las cuales serán implementadas dentro de proyectos desarrollados por los países aliados, o servirán como apoyo a planes ya existentes en el territorio nacional. En otros casos la ayuda vendrá en forma de equipos de apoyo o de capacitaciones y conocimientos técnicos. De cualquier manera, la limpieza y descontaminación de la presencia de MAP, MUSE, AEI y REG en el país dependerá de la voluntad política nacional y del buen manejo de los recursos existentes y por venir.

 

mapa2

Share on FacebookTweet about this on Twitter