Oct 7, 2016

El Premio Nobel de Paz de 2016 reconoce el esfuerzo de Colombia por la Paz

president-santos-1_500x500

La erradicación de las minas antipersonal juega un papel clave

El Comité Noruego del Nobel le concedió hoy el Premio Nobel de Paz 2016 al Presidente Juan Manuel Santos en reconocimiento por sus esfuerzos para devolver la paz a Colombia, poniendo fin a décadas de guerras civil.

El Comité mencionó que “el premio debe ser visto como un tributo al pueblo colombiano quien, a pesar de grandes dificultades y abusos, no han renunciado a la esperanzar de una paz justa, y a todas las partes que han contribuido al proceso de paz”.

La erradicación de minas antipersonal es una parte vital del Acuerdo de Paz entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP. En marzo de 2015, ambas partes acordaron trabajar juntas para remover las minas antipersonal como un paso fundamental hacia una paz definitiva.

unnamed

La Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonal (ICBL por sus siglas en inglés) felicita al Presidente Santos por recibir el Premio Nobel de Paz 2016. El Gobierno colombiano debe vivir a la altura del objetivo y espíritu del Premio, desplegando todos sus esfuerzos para limpiar y destruir todas las minas antipersonal para marzo de 2021. También debe defender los derechos y atender las necesidades de todas las víctimas de las minas antipersonal, de acuerdo con sus obligaciones bajo el Tratado de Prohibición de Minas de 1997.

“El Premio Nobel de Paz no solo reconoce lo que se ha logrado, sino que conlleva la gran responsabilidad de continuar trabajando para una paz sostenible con justicia e igualdad. A pesar del impactante resultado del plebiscito por la paz celebrado en octubre, realmente espero que los colombianos hagan todo lo que puedan para transformar los elementos de este tratado de paz en acciones, incluyendo liberar el país de las minas antipersonal de una vez por todas”, dijo Jody William, ganadora del Premio Nobel de Paz (1997) y Embajadora de la ICBL.

Colombia está afectada por minas antipersonal, municiones en racimo y remanentes explosivos de guerra, los cuales han cobrado un grave precio en el pueblo colombiano con al menos 11.000 bajas reportadas. Colombia se unió la Convención sobre la prohibición de minas antipersonales en diciembre de 1997. En marzo de 2016, Colombia se convirtió en un Estado Miembro de la Convención sobre Municiones en Racimo (CMC por sus siglas en inglés).

“El Premio Nobel de Paz para Colombia, concedido a su Presidente y como un tributo al pueblo colombiano, y en particular a las víctimas del conflicto colombiano, es prueba del apoyo que la comunidad internacional ha dedicado al proceso de paz. Como colombianos, estamos divididos sobre el proceso de paz y el voto por el NO ganó en el reciente plebiscito, rechazando así el contenido del Acuerdo de Paz. Sin embargo, el sueño de la paz sigue vivo y el Premio es el incentivo que permitirá que la luz de la paz siga brillando”, dijo Álvaro Jiménez, coordinador de la Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM).

A la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonal, conjuntamente con Jody Williams, le concedieron el Premio Nobel de Paz en 1997 en reconocimiento por sus esfuerzos para lograr un tratado de prohibición de minas que apunta a “poner fin al sufrimiento y las muertes causadas por las minas antipersonal”.

unnamed-1

Presidente Santos con Megan Burke, directora de la ICBL-CMC, tras la reunión por la ratificación de Colombia de la Convención sobre Municiones en Racimo. Agosto de 2015.

Artículo traducido de http://icbl.org/en-gb/news-and-events/news/2016/2016-nobel-peace-prize-recognizes-colombian-peace-effort.aspx

Share on FacebookTweet about this on Twitter