Sep 9, 2015

La CCCM acerca a estudiantes del SENA la realidad de las minas antipersonal, las armas nucleares y los “robots asesinos”

IMG_4837 copy

Mitos y leyendas sobre las minas antipersonal en nuestro país, las consecuencias de las armas nucleares sobre la población civil o la aparición de robots capaces de tomar la decisión de matar a un ser humano fueron tres temas que la Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM) acercó a los estudiantes del sector salud del SENA en la capital, en el marco de la Semana por la Paz que se celebra en todo el país, del 8 al 13 de septiembre.

Esta inciativa tiene como objetivo reunir y hacer visible todos los esfuerzos de las personas y organizaciones que trabajan por la construcción de la paz y la dignificación de la vida, centrándose en la reconciliación.

La institución del SENA participa de esta propuesta con el fin de sensibilizar a los jóvenes bogotanos sobre una realidad de la que no están exentos.

En el taller se llevó a cabo una desmitificación del aspecto de una mina antipersonal, así como de los materiales de los que puede estar hecha (vidrio, madera, metal y plástico) y la posibilidad de que sean camufladas en objetos de uso común como botellas de gaseosa, detergentes y maletines, entre otros.

Además, se planteó la necesidad de brindar una asistencia adecuada a los sobrevivientes como víctimas del conflicto armado y de reconocer sus necesidades como individuos y como colectivo en situación de discapacidad.

Los estudiantes que participaron en el taller pertenecían a distintas regiones del país, incluidas las más golpeadas por el conflicto armado, por lo que algunos manifestaron su compromiso de sensibilizar a las personas sobre estos riesgos, además de la necesidad de promover un desminado humanitario.

IMG_4801 copy

También se planteó cómo el mundo que reproduce “Terminator”, un filme de ciencia-ficción en el que los robots combaten a los humanos, no está nada lejos de la realidad, pues se espera que en un futuro el avance de la tecnología y los recursos de los países desarrollados permitan construir máquinas con la capacidad de matar por sí solas, sin ningún tipo de intervención humana.

La Semana por la Paz también coincidió con la conmemoración de los 70 años de las bombas atómicas lanzadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Por ello, uno de los objetivos del taller fue concientizar a la comunidad joven de que este no es un problema ajeno a nosotros, sino que el aumento progresivo de la fabricación de estas armas puede afectarnos directamente, como consecuencia de sus efectos de radiación a largo plazo.

El taller finalizó con la elaboración de grullas en origami en memoria de Sadako Sasaki, una niña que vivió la detonación de la bomba atómica en Hiroshima y que, a causa de la lluvia negra radioactiva, fue diagnosticada con leucemia.

Sadako emprendió el antiguo mito de realizar 1.000 grullas de papel para que los dioses le concedieran un deseo, pero murió antes de terminar su cometido. En su recuerdo, esta campaña de sensibilización para ayudarla a completar las grullas recorre hoy en día todo el mundo.

IMG_4842 copy

Share on FacebookTweet about this on Twitter