Apr 13, 2015

Es hora de pasar de las palabras a la acción contra los robots asesinos

A mock "killer robot" is pictured in central London on April 23, 2013 during the launching of the Campaign to Stop "Killer Robots," which calls for the ban of lethal robot weapons that would be able to select and attack targets without any human intervention. The Campaign to Stop Killer Robots calls for a pre-emptive and comprehensive ban on the development, production, and use of fully autonomous weapons. AFP PHOTO/CARL COURT        (Photo credit should read CARL COURT/AFP/Getty Images)
A mock "killer robot" is pictured in central London on April 23, 2013 during the launching of the Campaign to Stop "Killer Robots," which calls for the ban of lethal robot weapons that would be able to select and attack targets without any human intervention. The Campaign to Stop Killer Robots calls for a pre-emptive and comprehensive ban on the development, production, and use of fully autonomous weapons. AFP PHOTO/CARL COURT (Photo credit should read CARL COURT/AFP/Getty Images)

(Ginebra, 13 de abril de 2015) – La preocupación por la proliferación de sistemas de armas capaces de seleccionar y atacar objetivos sin intervención humana se está incrementando y muestra la necesidad urgente de que las naciones empiecen a redactar una nueva ley internacional para prohibir preventivamente este tipo de armas, expresó la Campaña para Detener los Robots Asesinos en la segunda ronda multilateral de negociaciones que empezó hoy en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra.

“Tenemos objeciones fundamentales contra las máquinas que se toman vidas humanas en el campo de batalla o en el ámbito policial”, dijo la premio nobel de la Paz, Jody Williams, cofundadora de la Campaña para Detener los Robots Asesinos. “Es hora de que las naciones se muevan y pasen de hablar de este reto a tomar acciones contra él”.

Muchos de los 120 Estados que son parte de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales (CCAC) participan esta semana en el encuentro de expertos en “sistemas de armas letales autónomas”, liderada por el embajador alemán Michael Biontino. El encuentro considerará cuestiones relacionadas con la tecnología emergente de este tipo de armas, aunque todavía no hay un mandato de negociación.

Con base en gran parte de las conversaciones de esta semana, los Estados decidirán en el encuentro anual de la CCAC del próximo 13 de noviembre de 2015 si continúan este trabajo y cómo lo van a hacer.

Muchos sistemas de armas autónomas con varios grados de control humano se están utilizando por militares de alta tecnología, incluidos los de Estados Unidos, China, Israel, Corea del Sur, Rusia y Reino Unido. Existe la preocupación de que la tendencia hacia una mayor autonomía dará lugar a sistemas de armas con máquinas capaces de seleccionar y atacar objetivos sin necesidad de la intervención humana.

Algunos Estados realizaron declaraciones que parecían dejar la puerta abierta al desarrollo de futuras tecnologías en la primera reunión de la CCAC sobre el tema, celebrada en mayo de 2014, aunque ninguno abiertamente dijo que esté llevando a cabo el desarrollo de armas completamente autónomas. Ningún país defendió o abogoó entonces por este tipo de armas, a pesar de que República Checa e Israel hablaron durante sus respectivas intervenciones de la conveniencia de este tipo de sistemas.

“Debería ser obvio que el uso de cualquier arma debe permanecer bajo control humano”, dijo Thomas Nash, director del Artículo 36 y cofundador de la Campaña Contra los Robots Asesinos. “La tarea que espera ahora a todos los países es ponerse a trabajar y consagrar el principio del control humano significativo en una nueva ley internacional”.

El imperativo de mantener el principio del control humano significativo sobre las decisiones de focalización y de ataque surgió como el principal punto en común entre muchos países que participaron en el encuentro de 2014 de la CCAC sobre robots asesinos, entre ellos Austria, Croacia, Francia, Alemania, Irlanda, México, Países Bajos, Noruega, Suiza y el Reino Unido.

El llamado a la prohibición preventiva de las armas completamente autónomas también fue un tema central en las deliberaciones de la reunión de la CCAC en 2014, con el respaldo explícito de cinco Estados: Cuba, Ecuador, Egipto, la Santa Sede y Pakistán. En 1995, las naciones adoptaron la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales, protocolo que prohíbe las armas láser cegadoras, las cuales son un ejemplo de una arma que fue prohibida preventivamente antes de que fuera enviada o utilizada alguna vez.

“Es un imperativo que los Estados busquen más allá de las supuestas ventajas o beneficios que ofrecen los sistemas de armas autónomas a corto plazo, dijo el profesor Noel Sharkey, presidente del Comité Internacional para el Control de los Robots Armados (ICRAC) y cofundador de la campaña. “Los Estados deben tener en cuenta el probable impacto desastroso que estas armas tendrán a largo plazo si no las prohibimos ahora”.

La Campaña para Detener los Robots Asesinos apoya cualquier acción que aborde de forma urgente las armas autónomas en foros de debate. Asimismo, hace un llamado a todas las naciones a establecer y articular unapolítica sobre armas completamente autónomas y empezar a trabajar con urgencia, tanto a nivel nacional como internacional, para legislar una prohibición preventiva.

Documentos de interés:

Para más información: Campaña para Detener los Robots Asesinos

Convención sobre Ciertas Armas Convencionales (CCAC)

Share on FacebookTweet about this on Twitter