Nov 9, 2010

Laos acoge la Primera reunión de estados parte de la Convención sobre la prohibición de municiones en racimo

Foto CMC
Foto CMC
(Vientián, RDP Laos, 9 de noviembre de 2010) – Los gobiernos no pueden perder tiempo para convertir las promesas del nuevo tratado internacional que prohíbe las municiones en racimo en acciones concretas que salvan vidas, declaró hoy la Coalición contra las Municiones en Racimo. La Primera Reunión de los Estados Parte del histórico tratado está realizándose del 9 al 12 de noviembre en la República Democrática Popular Laos.
“Al hacer entrar en vigor tan rápidamente este trascendental tratado, las naciones han enviado el mensaje resonante de que las bombas en racimo no tienen lugar en el mundo de hoy”, dijo Thomas Nash, coordinador de la Coalición contra las Municiones en Racimo (CMC). “Nos anima el hecho de que por lo menos siete países ya destruyeron sus reservas de conformidad con el tratado. Los Estados deben mantener el impulso y cumplir todas las obligaciones estipuladas en el tratado”.
Éste es un momento decisivo en la vida de la Convención sobre Municiones en Racimo de 2008, el tratado más significativo sobre desarme en más de una década, que entró en vigor como ley internacional vinculante el 1 de agosto de 2010. La Convención prohíbe el empleo, producción, almacenamiento y transferencia de municiones en racimo y obliga a destruir reservas, limpiar la tierra contaminada por restos de estas municiones y proporcionar asistencia a las víctimas y las comunidades afectadas. Hasta la fecha, 108 países han firmado el tratado y 46 ya lo ratificaron, incluyendo a tres en la última semana – Guatemala y San Vicente y las Grenadinas, así como el Líbano, uno de los países más afectados a nivel mundial.
Más de 110 gobiernos están participando en la reunión de Vientián, entre ellos más de dos docenas de países que no son parte del tratado, así como agencias de las Naciones Unidas, organizaciones internacionales y aproximadamente 400 representantes de la sociedad civil global, incluyendo a sobrevivientes de bombas en racimo, bajo los auspicios de la CMC.
Situación de Colombia
 
El gobierno colombiano y la Campaña Colombiana Contra Minas Antipersonal –CCCM- están participando activamente de este proceso tratando de buscar la ratificación del Tratado que el Gobierno firmó en Oslo el 3 de diciembre del 2008.
Desde entonces ha realizado destrucciones controladas de arsenales cumpliendo de esta forma con los mandatos internacionales. Sin embargo, aún no ha sido aprobada su ratificación. La CCCM intenta trabajar de la mano con los delegados nacionales en Laos para lograr la total adhesión a este importante Tratado Internacional.
Además de nuestro país, por lo menos una docena de gobiernos han enviado a representantes de nivel ministerial a la reunión, que fue inaugurada hoy por el Presidente de la RDP Lao, Choummaly Sayasone, y será presidida por el sub-Primer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores, Thongloun Sisoulith.
“Ahora es el momento para que los Estados demuestren que esta Convención puede realmente marcar una diferencia en el terreno y mejoren las vidas de las personas que han sufrido a causar de las armas”, dijo Channapha Khamvongsa, Directora Ejecutiva de Legacies of War, una organización integrante de la CMC. “Los países deben acelerar el trabajo de limpieza, asistencia a las víctimas y destrucción de reservas, así como destinar más recursos para resolver este apremiante problema”.
La reunión de Vientián adoptará una declaración política – la “Declaración de Vientián” – que reafirma el compromiso global de erradicar las bombas en racimo y poner fin al daño que han ocasionado. Los Estados también adoptarán un “Plan de Acción de Vientián” de gran alcance, el cual contiene 65 acciones concretas que las naciones emprenderán para implementar sus obligaciones legales en virtud de la Convención sobre Municiones en Racimo de 2008. Asimismo, adoptarán un formato que permita presentar informes transparentes y un programa de trabajo para 2011.
Aunque queda mucho por hacer, los países ya han empezado el trabajo para implementar las obligaciones estipuladas en el tratado. Desde que la Convención fue firmada: Albania y Zambia han declarado su territorio libre de contaminación por municiones en racimo; se han destruido millones de municiones en racimo almacenadas en países que incluyen Bélgica, Colombia, España, Moldavia, Montenegro, Portugal y Noruega; y se ha asegurado un nuevo financiamiento de donantes para países afectados tales como la RDP Lao.
“El trabajo salvador de vidas para limpiar las municiones en racimo ya está en curso y sabemos qué se necesita a fin de brindar asistencia a víctimas y sobrevivientes”, dijo Thoummy Silamphan, un laosiano que perdió la mano izquierda cuando tenía ocho años de edad y ahora hace campañas en representación de la iniciativa Defensores de la Prohibición, de Handicap International, otra organización integrante de la CMC. “Sólo necesitamos que el mundo acelere y expanda este trabajo para que podamos poner fin al daño y asegurar que no haya más víctimas de las ‘bombitas’ en Laos ni en ninguna otra parte”.
A todos los países afectados por el empleo de municiones en racimo les debería alentar el rol de liderazgo que la RDP Lao ha asumido, declaró la CMC. Siendo en el mundo el país más fuertemente bombardeado con municiones en racimo, la RDP Lao es un sólido ejemplo de por qué se necesitan acciones urgentes. Tras una intensa campaña de bombardeo por parte de Estados Unidos desde 1964 hasta 1973, millones de submuniciones en racimo que no han explotado – conocidas localmente como “bombitas” – afectan al 25 por ciento de todas las aldeas en la RDP Lao casi cuatro décadas después de haber concluido el conflicto armado y continúan devastando comunidades y la economía.
La CMC exhorta a todos los Estados a ratificar la Convención sobre Municiones en Racimo o acceder a ésta sin mayor demora. El alto nivel de participación en la reunión de Vientián por Estados que aún no se han adherido al tratado muestra que la norma está creciendo.
“Esta Convención es el toque de muerte para las municiones en racimo”, dijo Steve Goose, Copresidente de la CMC y Director de la División de Armas de Human Rights Watch. “Incluso aquellos países que todavía no se han adherido están sintiendo el poder del estigma que el tratado hace del arma. Nadie debería nunca más amenazar las vidas de civiles en forma imprudente e intencional mediante el uso de municiones en racimo”.
La CMC continuará monitorizando cómo los Estados implementan la Convención sobre Municiones en Racimo y los hallazgos serán publicados cada año por el Monitor de Municiones en Racimo. La primera edición anual del Monitor fue presentada en Bangkok, Tailandia, el 1 de noviembre de 2010 y el informe está disponible en
 
Para obtener más información y concertar entrevistas durante la reunión por favor contactar: En Vientián, RDP Lao, a Conor Fortune (español e inglés): +856-20-5457-9109 (móvil en Laos); +44-75-1557-5174 (móvil en el Reino Unido); o conor@stopclustermunitions.org
En Vientián, RDP Lao, a Samantha Bolton (francés, inglés e italiano): +856-20-5457-9110 (móvil en Laos); +41-79-239-2366 (móvil en Suiza); o clustermunitioncoalition@gmail.com
En Vientián, RDP Lao, a Ángela Sanabria (español e inglés) info@colombiasinminas.org
 
 
Sobre las bombas en racimo
Una munición (o bomba) en racimo es un arma que contiene múltiples submuniciones pequeñas o bombetas explosivas—y con frecuencia centenares de ellas. Las municiones en racimo son lanzadas desde el aire o disparadas desde el suelo y están diseñadas para abrirse en el aire, descargando las submuniciones sobre un área que puede ser del tamaño de varios campos de futbol. Ello significa que no pueden distinguir entre civiles y soldados. Muchas de las submuniciones no explotan al caer sobre el suelo y permanecen en éste como una amenaza para vidas y medios de sustento durante décadas después de un conflicto.
 
Acerca de la Convención sobre Municiones en Racimo
La Convención sobre Municiones en Racimo prohíbe el empleo, producción, almacenamiento y transferencia de municiones en racimo. Exige a los países limpiar las áreas afectadas en un plazo de diez años y destruir reservas del arma en un plazo de ocho años. La Convención incluye disposiciones innovadoras que obligan a brindar asistencia a las víctimas y a las comunidades afectadas. Firmada en Oslo en diciembre de 2008, la Convención entró en vigor como ley internacional vinculante el 1 de agosto de 2010 y es el más importante tratado internacional de desarme desde la Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción, de 1997.
 
Sobre la Coalición contra las Municiones en Racimo (CMC)
La CMC es una coalición internacional integrada por más de 350 organizaciones no gubernamentales (ONG) que trabajan en unos 100 países para alentar acciones urgentes contra las bombas en racimo. La CMC facilita los esfuerzos de las ONG a nivel mundial por educar a los gobiernos, el público y los medios de comunicación respecto a los problemas ocasionados por las municiones en racimo e instar a la universalización y plena implementación de la Convención sobre Municiones en Racimo de 2008.
 
Los siguientes 108 países han firmado la Convención
Afganistán, Albania, Alemania, Angola, Antigua y Barbuda, Australia, Austria, Bélgica, Benín, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Botsuana, Bulgaria, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camerún, Canadá, Chad, Chile, Chipre, Colombia, Comoras, Costa de Marfil, Costa Rica, Croacia, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Eslovenia, España, Filipinas, Fiyi, Francia, Gambia, Ghana, Guatemala, Guinea, Guinea-Bissau, Haití, Honduras, Hungría, Indonesia, Iraq, Irlanda, Islandia, Islas Cook, Italia, Jamaica, Japón, Kenia, Lesoto, Líbano, Liberia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Macedonia – Antigua República Yugoslava, Madagascar, Malaui, Mali, Malta, Mauritania, México, Moldavia, Mónaco, Montenegro, Mozambique, Namibia, Nauru, Nicaragua, Níger, Nigeria, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Palaos, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Reino Unido, República Centroafricana, República Checa, República del Congo, República Democrática del Congo, RDP Lao, República Dominicana, Ruanda, Samoa, San Marino, San Vicente y las Granadinas, Santa Sede, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Seychelles, Sierra Leona, Somalia, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tanzania, Togo, Túnez, Uganda, Uruguay, Yibuti, Zambia.
De esos países, los siguientes 46 ya ratificaron la Convención
Albania (16/junio/2009), Alemania (8/julio/2009), Antigua & Barbuda (23/agosto/2010), Austria (2/abril/2009), Bélgica (22/diciembre/2009), Bosnia y Herzegovina (7/septiembre/2010), Burkina Faso (16/febrero/2010), Burundi (25/septiembre/2009), Cabo Verde (19/octubre/2010), Comoras (28/julio/2010), Croacia (17/agosto/2009), Dinamarca (12/febrero/2010), Ecuador (11/mayo/2010), Eslovenia (19/agosto/2009), España (17/junio/2009), Fiyi (28/mayo/2010), Francia (25/septiembre/2009), Guatemala (3/noviembre/2010), Irlanda (3/diciembre/2008), Japón (14/julio/2009), Lesoto (28/mayo/2010), Líbano (5/noviembre/2010), Luxemburgo (10/julio/2009), Macedonia – Antigua República Yugoslava (8/octubre/2009), Malaui (7/octubre/2009), Mali (30/junio/2010), Malta (24/septiembre/2009), México (6/mayo/2009), Moldavia (16/febrero/2010), Mónaco (21/septiembre/2010), Montenegro (25/enero/2010), Nicaragua (2/noviembre/2009), Níger (2/junio/2009), Noruega (3/diciembre/2008), Nueva Zelanda (22/diciembre/2009), Reino Unido (4/mayo/2010), RDP Lao (18/marzo/2009), Samoa (28/abril/2010), San Marino (10/julio/2009), Santa Sede (3/diciembre/2008), San Vicente y la Grenadinas (29/octubre/2010), Seychelles (20/mayo/2010), Sierra Leona (3/diciembre/2008), Túnez (28/septiembre/2010), Uruguay (24/septiembre/2009), Zambia (12/agosto/2009).
Share on FacebookTweet about this on Twitter