Sep 7, 2015

Inicia la Primera Conferencia de Revisión de la Convención sobre Municiones en Racimo con fuerte condena al uso de este arma

© Human Rights Watch
© Human Rights Watch

La Primera Conferencia de Revisión de la Convención sobre Municiones en Racimo inició hoy en Dubrovnik (Croacia), cinco años después de la entrada en vigor de este acuerdo internacional que prohíbe el uso y almacenamiento de bombas en racimo, al tiempo que garantiza la atención y rehabilitación de los sobrevivientes, así como la limpieza de las áreas contaminadas.

El objetivo de este encuentro es evaluar los progresos realizados por los Estados en relación a las obligaciones adquiridas en la Convención, así como los compromisos políticos asumidos en el Plan de Acción de Vientiane, en Laos, donde se desarrolló la primera Reunión de Estados Parte de la Convención, en noviembre de 2010.

Delegaciones de 100 países y miembros de la sociedad civil, entre ellos, la Coalición contra las Municiones en Racimo y la Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM), están participando en este encuentro de alto nivel que tendrá lugar hasta el 11 de septiembre.

Croacia, país que ejerce como anfitrión y quien en el pasado fue usuario de este arma indiscriminada, es ahora un fuerte defensor de la prohibición mundial de las municiones en racimo. El país está a cargo de la dirección de la Convención, que heredó de Costa Rica, quien ejerció un papel fundamental para sumar nuevos Estados durante el año pasado.

“No podemos quedarnos en silencio contra el uso reciente de municiones de racimo, debemos ser la voz de las víctimas. El estigma es fundamental para hacer que esta arma quede obsoleta”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Costa Rica, Miguel González.

Durante la jornada de este lunes se llevaron a cabo conferencias de alto nivel, con la participación de ministros y embajadores de los Estados parte. La mayoría de las intervenciones estuvieron enfocadas hacia la universalización y promoción de la Convención, así como a la condena de nuevos casos de uso de municiones en racimo en el último año en Yemen, Siria, Sudán, Libia y Ucrania; casos documentados por el monitor de Municiones en Racimo 2015.

© Human Rights Watch
Reproducción digital del funcionamiento de una bomba con decenas de submuniciones en racimo. © Human Rights Watch

En esta publicación anual, la Coalición contra las Municiones en Racimo expone que la condena internacional a estos usos ha crecido, al tiempo que lo hacen el número de Estados parte de la Convención. Hasta la actualidad, 117 países se han unido a este tratado legalmente vinculante a nivel internacional, 95 de los cuales ya lo han ratificado. En tanto, hay 22 signatarios pendientes de ratificarla, entre ellos, Colombia.

“Cada vez que se usan municiones en racimo es un crimen”, dijo el embajador de la Coalición contra las Municiones en Racimo, Branislav Kapetanovic, en su discurso de apertura. “Es inaceptable el uso de armas que matan y hieren indiscriminadamente a civiles. Esperamos que los Estados condenen esta semana cualquier uso, por cualquier actor, en cualquier lugar”, agregó.

El monitor también incide en el alarmante número de nuevas víctimas, ya que sólo en Siria se documentaron cerca de 2.000 desde 2012. Los civiles siguen sufriendo las mayores consecuencias entre las víctimas de municiones en racimo, al representar el 92 % del total, según este informe. Asimismo, la mitad de los muertos y heridos eran menores de edad.

El Monitor de 2015, en el que se incluye una edición especial de revisión de estos cinco años de vigencia de la Convención, da cuenta que ninguno de los 117 Estados parte y signatarios de la Convención han utilizado municiones en racimo o participado de actividades que involucren este armamento, desde 2010. Además, reporta el efecto positivo de este acuerdo, al destacar que los países han destruido 160 millones de submuniciones que formaban parte de sus arsenales, han descontaminado 255 Km2 y han avanzado en la asistencia a las víctimas. Ocho Estados parte ya han logrado también despejar por completo los restos de municiones en racimo.

© Human Rights Watch
© Human Rights Watch

Para más información:

Share on FacebookTweet about this on Twitter