Jul 31, 2015

¡Feliz aniversario!

9521808807_f930cc45fb_h

Este 1 de agosto de 2015 se cumplen cinco años desde que la Convención sobre Municiones en Racimo entró en vigor. Miembros de la Coalición en contra de estas armas en unos 30 países celebran estos días actos públicos y actividades de promoción. Aunque Colombia es el único signatario latinoamericano pendiente de ratificar la Convención, con el 60 % de los Estados del mundo a bordo, hay razones para celebrar!

En el corto periodo de tiempo desde 2010, la comunidad que defiende la prohibición de este armamento ha establecido claramente que el uso de municiones en racimo es inaceptable. Cada vez más, los países evitan estar asociados con el uso de este arma indiscriminada y un gran número de antiguos usuarios y productores se han unido a la Convención. Los pocos a los que se ha descubierto usándola recientemente, a menudo lo han negado con vehemencia, una clara señal del fuerte estigma existente con el uso de este arma.

Gracias a la Convención sobre Municiones en Racimo:

  • 18 países han parado de producir municiones en racimo
  • Se han destruido de forma segura más de 1,16 millones de municiones de racimo que contenían más de 140 millones de submuniciones
  • Las áreas contaminadas se están limpiando y regresando a las comunidades para su uso productivo
  • Se han fijado altos estándares para la asistencia a los sobrevivientes, sus familias y comunidades.
  • Los Estados están prohibiendo las inversiones financieras para la producción de municiones en racimo.

Todavía hay mucho trabajo por hacer, pero se espera que los Estados parte pronto acuerden un ambicioso plan de acción durante la Conferencia de Revisión en Dubrovnik (Croacia), una hoja de ruta para los siguientes cinco años enfocada a librar al mundo de municiones en racimo.

Desde la Campaña Colombiana Contra Minas, aliada de la Coalición contra las Municiones en Racimo (CMC), seguiremos trabajando en estrecha colaboración con las comunidades afectadas, los sobrevivientes, los expertos y los miembros del equipo en todos los continentes, promoviendo que todos los Estados se sumen a la Convención y respeten todas sus disposiciones.

Asimismo, nos aseguraremos de que el uso de municiones en racimo sea investigado y de que la comunidad internacional siga condenando este tipo de armamento.

Colombia firmó la Convención sobre Municiones en Racimo (Dublín, 30 de mayo de 2008) en diciembre de 2008 y en noviembre de 2009 el país anunció la destrucción de sus reservas. Desde esa fecha el Estado colombiano también ha indicado que no retiene ninguna clase de munición ni para propósitos de entrenamiento ni de investigación.

Mediante la Ley 1604, promulgada en diciembre de 2012, el Congreso colombiano aprobó el texto de la convención, el cual a su vez fue declarado exequible por la Corte Constitucional en 2013.

Este procedimiento interno deja a Colombia ad portas de la ratificación, a falta de depositar dicho instrumento en Naciones Unidas para que el contenido del tratado sea una obligación para el Estado colombiano.

Aún así, el presidente del país, Juan Manuel Santos, aún no ha anunciado una fecha de entrega de dicho documento ante el secretario general de Naciones Unidas.

Por ello, solicitamos depositar el instrumento de ratificación de la Convención en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, para culminar el proceso y que el tratado sea plenamente efectivo en el país.

Share on FacebookTweet about this on Twitter