Jan 22, 2014

El uso indiscriminado de municiones en racimo ha incrementado el número de víctimas en Siria

Foto CCCM
Foto CCCM

El uso indiscriminado y los efectos de estas armas han incrementado el número de víctimas, incluyendo mujeres y niños. Hay una creciente preocupación por la escala potencial de víctimas del conflicto, como por esta notoria y poco confiable arma que deja un rasgo de submuniciones sin explotar. Así lo manifestó hoy la Coalición sobre Municiones en Racimo (CMC).

Human Rights Watch, miembro de la CMC, identificó 152 lugares a través de toda Siria donde al menos 204 municiones en racimo fueron utilizadas entre julio de 2012 y 2013.

Esta información es incompleta, ya que no todos los remanentes de guerra han sido grabados en video u otros medios, por lo que el número actual de municiones en racimo usadas en Siria es probablemente superior.

La CMC hace un llamado a que:

  1. Las fuerzas del gobierno sirio deben detener cualquier uso de municiones en racimo, un arma internacionalmente prohibida.
  2. Las reservas de municiones en racimo deben ser anunciadas y destruidas, además de las armas químicas.
  3. Los remanentes de municiones en racimo deben ser anunciados y destruidos tan pronto, de manera segura y con ayuda internacional, atendiendo los esfuerzos internacionales.
  4. A través de la educación en el riesgo de minas, el desminado preventivo debe ser realizado, teniendo en cuenta el terrible peligro que representan las bombetas sin explotar.
  5. Las víctimas de municiones en racimo y otras armas explosivas deben ser atendidas y apoyadas.
  6. Los gobiernos deben continuar condenando el uso de municiones en racimo en Siria y hacer un llamado a todos los Estados para que integren la Convención.

“El continúo uso de municiones en racimo por parte del gobierno de Siria contra los civiles es una causa de preocupación internacional”, dijo Sarah Blakemore, director de la CMC. “Los gobiernos de todo el mundo necesitan continuar denunciando estas atrocidades, para proteger a niños, mujeres y hombres en Siria”, dijo Blakemore.

En 2012, la dirección del tratado de la Convención sobre Municiones en Racimo y Estados de todo el mundo ha denunciado el uso de esta arma prohibida.

“La horrible situación requiere que los Estados Parte y otros, continúen intercambiando información clara de aquellos responsables que atacan a los civiles en Siria. En general el uso de municiones en racimo debe parar”, dijo Steffen Kongstad, presidente de la Tercera Reunión de Estados Parte de la Convención sobre Municiones en Racimo y Embajador de Noruega.

Hasta la fecha, un total de 131 países han condenado el uso de municiones en racimo en el contexto de Siria, la mayoría a través de dos resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Por lo menos, 29 Estados han cuestionado y expresado su rechazo a través de declaraciones nacionales.

Share on FacebookTweet about this on Twitter