Jul 29, 2010

Declaración de la Premio Nobel de la Paz Jody Williams sobre las municiones en racimo

Foto ICBL
Foto ICBL

Declaración de la Premio Nobel de la Paz Jody Williams en ocasión de la entrada en vigor de la Convención sobre Municiones en Racimo

Ginebra, 29 de julio de 2010La Convención sobre Municiones en Racimo entrará en vigor el 1 de agosto de 2010, adquiriendo así efecto vinculante. Se trata de la convención más importante en materia de desarme y derecho humanitario aprobada en más de una década. Además de prohibir el uso y la producción de las municiones en racimo, la convención obliga a los estados a limpiar los territorios contaminados por estas armas en un plazo de 10 años, destruir las existencias en un plazo de ocho años y brindar asistencia integral a las víctimas de estas municiones, sus familias y comunidades.

Acogiendo con satisfacción la entrada en vigor de la convención, Jody Williams, Premio Nobel de la Paz en 1997 y embajadora de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonal, declaró:

“La Convención sobre Municiones en Racimo es un instrumento de derecho internacional contundente  y claro y estoy convencida de que, si los Estados aplican sus disposiciones de forma honesta y completa, podrá aliviar el sufrimiento causado por estas armas abominables. Eso es lo que pasó con el Tratado que prohíbe las minas antipersonal, armas tan indiscriminadas como las municiones en racimo. Nuestra experiencia después de más de diez años de aplicación del Tratado para la Prohibición de las Minas Antipersonal demuestra que los Estados tienen que empezar a trabajar ya, si quieren poner fin al grave reto humanitario causado por estas municiones.

Todos los Estados deberían adherirse a la convención y renunciar al uso de estas armas para siempre. Queremos que los programas de limpieza de los terrenos contaminados por estas municiones cuenten con recursos suficientes y sean manejados de manera eficiente. Queremos que los arsenales de municiones en racimo sean destruidas diligentemente, y que los programas de asistencia a las víctimas sea basen en las necesidades expresadas por ellas mismas”.

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter