Ago 2, 2010

Colombia toca los tambores para prohibir las bombas en racimo

Vea la Convención para la prohibición de las Bombas en Racimo aquí
 
El día 2 de agosto se realizó en Bogotá el foro de celebración de la entrada en vigor del Tratado que prohíbe las bombas en racimo en el mundo y los compromisos que le corresponden al Estado colombiano en el proceso de ratificación, donde representantes del gobierno afirmaron que buscarán la ratificación y así solidarizarse con esta causa a nivel mundial.
En el foro participaron el Dr. Bruno Moro – Coordinador del Sistema de Naciones Unidas en Colombia, quien ratificó el compromiso de las Naciones Unidas frente al desarme mundial y la atención a las víctimas de la guerra. Igualmente lo hizo el Dr. Álvaro Jiménez Millán – coordinador nacional de la CCCM uniéndose al gesto de solidaridad con la comunidad internacional que debe tener el estado colombiano al ratificar el Tratado.
El Dr. Thomas Nash. Coordinador general de la Cluster Munition Coalition – CMC, explicó el proceso de Oslo y la participación de la sociedad civil y señaló que “Colombia tomó la decisión correcta y firmó, cabe reconocer que este logro se debe a los esfuerzos de la sociedad civil colombiana que trabajó junto con las autoridades colombianas para alcanzar ese objetivo. También cabe destacar que Colombia es uno de un pequeño grupo de países a nivel internacional que se esforzó para destruir sus arsenales de municiones en racimo, aún antes de la entrada en vigor”.
 
Por parte del Gobierno nacional asistieron la Dra. Nohra Quintero, coordinadora de Desarme y Seguridad Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores,  quien habló sobre el camino de la aplicación del proceso de Oslo en Colombia. Ella aseguró que Colombia sigue buscando la ratificación de este importante tratado internacional. Igualmente, la Dra. Diana Rodríguez, asesora de la oficina de doctrina y asesoría jurídica de la dirección de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa, ilustró los avances del Gobierno colombiano desde la firma del Tratado, especialmente los alcanzados con las dos destrucciones de arsenales que se han realizado en el país.
Finalmente, Diana Teresa Sierra, representante de Humanidad Vigente, la organización no gubernamental que ha seguido de cerca el caso de Santo Domingo – Arauca, el único que se estudia hoy en Colombia por sospecha de uso de Bombas en racimo, ilustró las consecuencias de usar este tipo de arma de manera indiscriminada. La justicia colombiana aún no ha fallado sobre este caso.
Los asistentes de este acto fueron testigos de que representantes de la sociedad civil colombiana tocaron los tambores para lograr que se prohíban las bombas en racimo en el mundo.
Para mayor información:
 
Ángela Sanabria – Coordinadora de comunicaciones
Campaña Colombiana Contra Minas
(571) 8077296 – 3125858171
Share on FacebookTweet about this on Twitter