Apr 23, 2015

Representantes de más de 90 países y de la sociedad civil se reúnen en Viena para definir las reglas de la Primera Conferencia de Estados parte del TCA

María Pía Devota, presidenta de Sehlac. Foto Control Arms
María Pía Devota, presidenta de Sehlac. Foto Control Arms

Representantes de más de 90 países y de la sociedad civil se reunieron los pasados 20 y 21 de abril en Viena (Austria) en la segunda reunión informal preparatoria de la Primera Conferencia de Estados parte del Tratado de Comercio de Armas (TCA), que se celebrará del 24 al 27 de agosto en México.

Con la ratificación de Liberia el pasado 21 de abril ya son 67 los Estados parte del TCA, el cual busca regular y controlar el comercio de armas en todo el mundo con el objetivo de conocer dónde se encuentran esas armas y evitar que grupos al margen de la ley puedan hacer uso de ellas, elevando los índices de violencia.

En ese sentido, el encuentro tuvo una especial mención a los hechos ocurridos en la Universidad de Garissa (Kenia) el pasado 2 de abril, cuando centenares de personas fueron retenidas dentro del recinto y 147, la mayoría estudiantes cristianos, murieron a manos de la milicia yihadista somalí Al Shabab.

“El ataque contra Garissa demuestra una vez más que la violencia armada no es una simple palabra que usamos en los discursos de Naciones Unidas para instar a los gobiernos a tomar acciones. 147 personas murieron en cuestión de horas. 147 historias que no seguirán. Su memoria estará cerca mientras continuemos trabajando para prevenir la violencia armada en todo el mundo”, dijo Amran Abduni, directora ejecutiva de la Red Fronteriza Indígena, establecida en el norte de Kenia.

“Una persona muere cada minuto a causa de la violencia armada, pero cuando ves que esos minutos pasan tan rápido como lo hicieron en el campus de la Universidad de Garissa, se hace aún más real”, agregó.

Foto Control Arms
Foto Control Arms

Entre los temas destacados del encuentro se debatió cuál será la sede de la Secretaría del TCA (que se diputan Trinidad y Tobago, Austria y Suiza), las políticas sobre el reglamento, la participación de la sociedad civil y el financiamiento, entre otros.

Por primera vez se pudo escuchar la postura de un miembro de la industria armamentística, el representante de Rolls Royce Andrew Wood, quien consideró importante la implementación del acuerdo al asegurar que contribuye a la estabilidad entre Estados y facilita la transparencia del comercio de armas.

“Son bienvenidos todos los ajustes que el Tratado necesite y es urgente que los intereses del país estén de manera armónica sintonizados con los intereses de la sociedad civil, representada por las ONG para mejorar el control de armas. Ahora es tiempo de pasar del trabajo institucional a la acción política”, expresó Angélica del Pilar, abogada de Derechos Humanos y representante de la Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM) en la reunión de Viena.

Esta reunión informal, presidida por el embajador Jorge Lomónaco, es la segunda que se desarrolla en el marco preparatorio de la Primera Conferencia de los Estados parte, tras la celebrada en Alemania en noviembre de 2014, un mes antes de la firma del TCA, el 24 de diciembre, cuando 50 Estados se comprometieron a regularizar y registrar su armamento.

En estos encuentros informales representantes de varios Estados que son parte del tratado, como signatarios o que lo hayan ratificado, además de representantes de la sociedad civil, a favor y en contra del TCA, debaten varios temas preparativos para la constitución de la Primera Conferencia de Estados parte.

Equipo de Sehlac
Equipo de Sehlac

Además, sirven como espacios de debate de aquellos temas que posteriormente se aprobarán en las llamadas consultas formales, la primera de las cuales se realizó en Trinidad y Tobago en febrero de 2015.

La segunda está prevista que se realice en Ginebra en junio, dos meses antes de la celebración de la Primera Conferencia de los Estados Parte del TCA.

“Hemos comprobado la correlación en el compromiso de parlamentarios y la rapidez en las ratificaciones en África y en América Latina, es por ello que vamos a continuar trabajando con las redes parlamentarias en las distintas regiones”, afirmó Pía Devoto, coordinadora de Seguridad Humana en Latinoamérica y el Caribe (Sehlac), en su discurso.

La CCCM participa de todo este proceso de la mano de la coalición Armas bajo Control (Control Arms), uno de los principales portavoces de la sociedad civil a favor del TCA, y ha tenido contacto con los delegados colombianos a quienes se les ha solicitado una participación activa del país en aras de agilizar la ratificación.

Actualmente, la ratificación del TCA se encuentra a debate en el Congreso de la República a cargo  del congresista del Partido de la U Jimmy Chamorro y se espera que su aprobación se alcance a finales de 2015. Sin embargo, la Corte Constitucional debe revisar el proyecto de ley, lo cual podría significar un año más antes de su entrada en vigor.

“Hay que aprovechar la coyuntura de un proceso de paz para avanzar en el control de armas y evitar que estas armas se vendan en el mercado negro, que es una de las razones por las cuales pistolas y granadas terminan en las comunas de Bogotá y Medellín y son un factor de incremento de la violencia armada”, manifestó el coordinador de Desarme de la CCCM, Esteban Rueda.

“Por eso desde la CCCM consideramos que la ratificación del TCA debe ser una prioridad dentro de la agenda del Gobierno colombiano”, agregó Rueda, al explicar que esta consideración permitiría agilizar el trámite de ratificación.

17257463261_83c25e7022_k

Share on FacebookTweet about this on Twitter