May 20, 2015

El Senado de Colombia aprueba proyecto de ley que busca ratificar el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas

8047309977_4c4a500bdd_b

La plenaria del Senado de la República aprobó hoy por unanimidad (52 votos a favor y 0 en contra) el proyecto de Ley 059 de 2014 con el que se busca ratificar el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas, (TCA), un trámite imprescindible para la entrada en vigor de este acuerdo internacional en el país.

Tras la aprobación del Senado en segundo debate, el documento pasará ahora a la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes y, posteriormente, al pleno de la Cámara, donde de ser aceptado quedaría aprobado por el conjunto del Congreso, a la espera de la declaración de compatibilidad de la Corte Constitucional y el depósito del documento ante Naciones Unidas.

El hecho de que el acuerdo sea legalmente vinculante supone obligaciones para los Estados, creando una oportunidad sin precedentes para la regulación del comercio legal de armas.

La importancia del TCA, que entró en vigencia en diciembre de 2014, está en que hace transparente y mejora la calidad de la información de las transferencias de armas entre países, reduciendo las posibilidades de filtraciones hacia grupos armados ilegales que podrían hacer un uso irresponsable de las armas, lo que representa un riesgo para la seguridad y la paz.

“El Tratado sobre el Comercio de Armas es un reto para la humanidad, especialmente en países como Colombia, donde aún el monopolio de las armas no está consolidado”, declaró Álvaro Jiménez Millán, director de la Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM), entidad que junto al Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC) viene liderando las iniciativas de la sociedad civil para reclamar la ratificación del Tratado.

“El hecho de que Colombia se vincule a este tratado, aún en medio de un conflicto armado, obliga a que los colombianos tengamos un especial interés en este tema, ya que permite que toda la ciudadanía pueda empezar a opinar sobre cómo construir una política de las armas que respete los intereses del conjunto de la sociedad y no sólo de los militares o los grupos de poder, que todo lo determinan en Colombia”, agregó Jiménez Millán.

En el caso específico de Colombia, sólo en 2013 el Instituto de Medicina Legal contabilizó un total de 14.294 homicidios, de los cuales más del 76 % (10.959) se realizaron con proyectiles de armas de fuego.

“La importancia de este tratado radica en que controla el tráfico hacia Colombia, que ha sufrido la violencia por armas de fuego desde hace décadas. Gran parte de esas armas han llegado a través del tráfico, por lo que este tratado da herramientas para saber de dónde han legado esas armas y buscar a los responsables”, manifestó por su parte el director de CERAC, Jorge A. Restrepo, quien ha realizado numerosos análisis sobre la materia.

Ante este escenario y frente al proceso de paz que adelantan el Gobierno y las FARC, el TCA es una herramienta importante, al imponer mayores controles al armamento legal que entra y sale del país, y se convierte en un complemento a las medidas de estabilización y control en un contexto de posconflicto. A su vez, dificulta el tráfico de armas mientras el conflicto armado interno siga activo.

Asimismo, “el tratado impone responsabilidades a nuestra industria militar y al Estado colombiano para que estas armas se vendan con total responsabilidad y cuidado”, concluyó Restrepo.

La CCCM y CERAC consideran que la aprobación del Senado es un paso adelante para lograr un mayor control del tráfico de armas en Colombia, pero recuerdan que el TCA no es la panacea, ya que su implementación debe ir acompañada de una lucha sin cuartel contra el tráfico de armas, así como de una regulación de las armas de fuego, con el objetivo de reducir al máximo su uso irresponsable.

En ese sentido, el control de armas de fuego debe considerar estrategias integrales, que sean transversales a una política general de reducción y prevención de la violencia.

Con la reciente incorporación de Barbados como Estado parte del Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas,  ya son 68 los países que han ratificado este acuerdo internacional, a la espera de que los otros 129 signatarios se sigan sumando, de acuerdo con los reportes de la organización Control Arms.

Para más información consulte el documento – Tratado sobre el Comercio de Armas ¿debería Colombia ratificarlo? Elementos para una discusión

Infografía final

Share on FacebookTweet about this on Twitter