Sep 18, 2015

Viena acogerá un encuentro internacional para abordar las consecuencias humanitarias del uso de artefactos explosivos en centros poblados

Casa destruida en la ciudad de Sa'ada, durante los enfrentamientos en Yemen © Philippe Krops/OCHA
Casa destruida en la ciudad de Sa'ada, durante los enfrentamientos en Yemen © Philippe Krops/OCHA

Austria y la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) han invitado a los Estados interesados y a organizaciones de la sociedad civil a unirse a las discusiones que tendrán lugar en Viena los próximos 21 y 22 de septiembre para abordar los daños causados por el uso de artefactos explosivos en zonas pobladas.

Esta es una oportunidad para lograr un compromiso internacional que ponga fin al uso de artefactos explosivos con efectos de largo alcance en áreas pobladas. Sobre la base del Derechos Internacional Humanitario (DIH) y de las políticas nacionales, la adopción de este compromiso por parte de los Estados consistiría en articular una norma común más clara en la práctica, que mejore significativamente la protección a la población civil.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon identificó recientemente el uso de artefactos explosivos en áreas pobladas como una amenaza clave para la protección de los civiles, de acuerdo con un último informe de la organización presentado en junio pasado. Ban instó a los Estados a trabajar de forma conjunta para “abstenerse del uso de armas explosivos con efectos de largo alcance en áreas pobladas”.

Asimismo, el secretario general adjunto para Asuntos humanitarios y coordinador de Emergencias destaco que el uso de armas explosivas en áreas pobladas es la principal causa de muertes y daños a civiles en Siria.

Más de 40 Estados han reconocido el daño humanitario causado por el uso de armas explosivas en centros poblados, con varios llamados a frenar su uso para evitar más muertes y heridos. Más recientemente, varios países expresaron su preocupación por este tema en el debate abierto del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre niños y conflicto armado, que tuvo lugar en junio.

INEW y la Campaña Colombiana Contra Minas instan a los Estados a acoger el encuentro internacional en Viena como una oportunidad para reconocer el daño causado por el uso de artefactos explosivos en áreas pobladas y debatir sobre el alcance de un compromiso internacional para frenar esta práctica.

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter