Dec 6, 2015

Aprender jugando las consecuencias de las armas nucleares

La Campaña Colombiana Contra Minas se acercó el pasado mes de noviembre hasta el Colegio Tilatá, en La Calera (Bogotá D.C.), donde estudiantes de 11º grado se sumergieron en el actual debate sobre el uso de las armas nucleares. Foto CCCM
La Campaña Colombiana Contra Minas se acercó el pasado mes de noviembre hasta el Colegio Tilatá, en La Calera (Bogotá D.C.), donde estudiantes de 11º grado se sumergieron en el actual debate sobre el uso de las armas nucleares. Foto CCCM

Conocer qué son las armas nucleares y sus consecuencias humanitarias es uno de los objetivos del juego creado por la Campaña Colombiana Contra Minas, con apoyo de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN, por su sigla en inglés) y LAV Colectiva, destinado a jóvenes de entre 15 y 18 años.

Divididos en dos equipos, los participantes deben ubicar 10 bombas nucleares en un tablero de 100 casillas (A-J y 1-10) sin que el otro grupo sepa dónde se encuentran. Posteriormente, todos los jugadores deben familiarizarse con los contenidos del juego: una “Línea del tiempo nuclear”, que resume los eventos históricos clave de la era nuclear, y el afiche “¿Sabías qué?”, un compendio de casos sobre las consecuencias de estas armas en la población, el medioambiente, etc. Es muy importante que todos los participantes conozcan el material, ya que el objetivo es lograr desactivar el mayor número de bombas del equipo contrario mediante la correcta respuesta a un kit de preguntas.

Pasado un tiempo, los capitanes nombrados por cada equipo se encargarán de ir ubicando a sus jugadores sobre un tablero a escala real, dibujado sobre el suelo. En caso de que un jugador caiga sobre una bomba nuclear –o parte de ella- del equipo contrario, deberá responder una pregunta en un minuto.

Si el jugador no sabe la respuesta, podrá solicitar uno de los tres comodines a los que tiene derecho cada equipo. Los capitanes serán los encargados entonces de buscar la respuesta en el material y contestarla.

 

La Campaña Colombiana Contra Minas se acercó el pasado mes de noviembre hasta el Colegio Tilatá, en La Calera (Bogotá D.C.), donde estudiantes de 11º grado se sumergieron en el actual debate sobre el uso de las armas nucleares. Foto CCCM
La Campaña Colombiana Contra Minas se acercó el pasado mes de noviembre hasta el Colegio Tilatá, en La Calera (Bogotá D.C.), donde estudiantes de 11º grado se sumergieron en el actual debate sobre el uso de las armas nucleares. Foto CCCM

Cuando un jugador responde mal la pregunta, la bomba es activada y debe regresar con los capitanes. Pero si justo en las casillas adyacentes se encuentran otros jugadores, sean del equipo que sean, sufren los efectos de la radiación de esa bomba y pierden uno de los tres puntos de vida con los que cuenta cada participante. Si acierta, el juego continúa y el equipo sigue colocando más jugadores sobre el tablero.

Por cada parte de bomba desactivada, el equipo logra un punto y por la bomba completa cinco, así gana el que acumula más puntos gracias a la desactivación de las armas del contrario.

Distribuido en colegios de Bogotá D.C., Santander, Huila,  Antioquia y Cesar, el juego busca familiarizar a los más jóvenes con el actual debate alrededor de las armas nucleares y promover un activismo basado en el respeto a los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

La Campaña Colombiana Contra Minas dispone de varios ejemplares para distribuir e implementar en aquellos colegios interesados. Pueden contactarnos a través del correo seguimiento@colombiasinminas.org o del teléfono 3125858171.

This slideshow requires JavaScript.

Share on FacebookTweet about this on Twitter