Jul 21, 2015

Voluntarios del departamento de Arauca aprenden comportamientos seguros en ERM para ser replicadores de conocimiento en sus comunidades

Voluntarios de la CCCM en el departamento de Arauca, tras un taller de formación en Tame, con el acompañamiento de Unicef
Voluntarios de la CCCM en el departamento de Arauca, tras un taller de formación en Tame, con el acompañamiento de Unicef

Un total de 15 voluntarios de la Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM) en Arauca, 7 de los cuales pertenecen a tres comunidades indígenas distintas, participan desde el mes de junio en talleres de formación en Educación en el Riesgo de Minas (ERM) para convertirse en replicadores de conocimiento en 26 comunidades del departamento, las cuales fueron priorizados por su alto nivel de afectación a causa de estas armas.

Este proceso, financiado por Unicef y con una duración de seis meses,  recoge los aprendizajes de la CCCM en la implementación de proyectos que implican actividades de ERM tradicional y ERM en situación de emergencia y están basados en el documento “Como realizar Educación en el riesgo de minas en situaciones de emergencia”, elaborado por la Dirección de Acción Integral Contra las Minas Antipersonal (DAICMA) y Unicef.

Con el objetivo de atender la emergencia causada por estos artefactos en los municipios de Arauca, Tame y Arauquita, el proyecto busca llegar a 1.560 adultos y 4.160 niños, niñas y adolescentes. Hasta el momento, ya se han llevado a cabo cuatro talleres de formación a voluntarios, miembros de la etnia Makaguán, Betoye e Hitnu, líderes campesinos y maestros.

Cada periodo formativo cuenta con dos talleres, el primero de los cuales introduce a los voluntarios en los conceptos básicos de ERM. Posteriormente se desarrolla un segundo encuentro en el que se profundizan dichos conceptos y se prepara a los asistentes para que puedan realizar las actividades en sus comunidades.

“Es importante desarrollar este tipo de actividades porque las minas siguen ahí y la comunidad debe aprender a sobrellevar su presencia”, expresó el coordinador de la CCCM en Arauca, Guillermo Murcia, quien advirtió que la ola invernal que vive actualmente el departamento, con importantes inundaciones, puede provocar que “las minas se muevan o se desentierren y la población debe estar prevenida”.

Hasta ahora, recuerda Murcia, “los talleres con comunidades están empezando” y algunos de los voluntarios ya los han replicado en las comunidades de Los Chorros, El Encanto, La Paz y El Oasis, todos en el municipio de Arauquita. También se han desarrollado dos talleres con niños, niñas y adolescentes en las escuelas de las veredas La Holanda (Tame) y La Esmeralda (Arauquita).

Voluntarios de la CCCM en el departamento de Arauca, en un taller de formación en Tame, con el acompañamiento de Unicef
Voluntarios de la CCCM en el departamento de Arauca, en un taller de formación en Tame, con el acompañamiento de Unicef

La semana pasada (15, 16 y 17 de julio) se realizó, además, un taller con otros 5 voluntarios indígenas de la etnia Hitnu, con el objetivo de transmitir los mensajes de comportamientos seguros a su resguardo.

Las comunidades seleccionadas para el proyecto son: Bocas del Ele, Cañas Bravas, Las Vegas (Comunidad Hitnu), Providencia, Monogarra, Romanos y La Ilusión en el municipio de Arauca. La Esmeralda, El Oasis- Aguachica, Santa Ana, El Encanto, La Paz, Los Chorros, Alto Caranal y Cabecera Municipal en el municipio de Arauquita. Caño Limón, Camame, Lucitania, Santo Domingo, La Holanda, Flor Amarillo, Cuiloto (Reserva Indígena Sikuani), La Esperanza (Reserva Indígena Sikuani), Caño Claro (Reserva indígena Sikuani), La Arenosa y Puerto Jordán en el municipio de Tame.

Share on FacebookTweet about this on Twitter