Dec 1, 2015

Desminado humanitario y restitución de tierras en Caldas: retos y perspectivas

altAvvVN0fiS1ZLAs92UR0EBGD5lwTbNAvXVBLV1-YabfTD

Por Diana Marcela Muriel, coordinadora de la Campaña Colombiana Contra Minas en Caldas y miembro de la Fundación Visión y Gestión

En la ciudad de Manizales el día 6 de noviembre de la presente anualidad se llevó a cabo el foro denominado “Restitución de Tierras en Caldas: con las víctimas – Estado – Academia – Sociedad”, un espacio propiciado por el proyecto SUMA (articulación de universidades públicas y privadas de la ciudad) y la Unidad de Restitución de Tierras, entre otras entidades.

La Campaña Colombiana Contra Minas regional Caldas participó de dicha jornada y dejó sobre la mesa de trabajo las inquietudes y propuestas que frente a la restitución han surgido en los territorios, especialmente en el municipio de Samaná, en relación con el proceso de desminado.

En primer lugar, se expuso que debe haber una articulación que propicie que las veredas que ya fueron desminadas y certificadas puedan iniciar el proceso administrativo de restitución de tierras. Si bien es cierto que apenas hasta el año 2010 se comenzaron las labores de desminado y aún faltan muchas zonas, también lo es que existen veredas ya certificadas donde aún no se les ha informado a las comunidades de manera exhaustiva sobre sus derechos a la restitución.

altAlLAO_9edMQYabtqtCk9wcGGrcYK4yWFCNYK35X-k3X4

Existe además una información inadecuada y precaria, pues los campesinos creen que la restitución de tierras es solamente para los que no han retornado, cuando la Ley 1448 de 2011 afirma que la restitución es también para quienes retornaron sin las garantías necesarias.  Igualmente, es necesario que la Unidad de Restitución de Tierras trabaje de la mano con el programa de Acción Integral Contra Minas Antipersonal (AICMA) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), organización que hace presencia en el territorio y cumple funciones tan importantes como lo es el monitoreo del desminado.

Somos una organización convencida de que el desminado debe servir para el retorno de las comunidades campesinas, la recuperación de la vocación agrícola de los suelos y el desarrollo de estas comunidades en todos los sentidos. De ahí que también sea necesario contemplar como un gran desafío para la restitución los proyectos hidroeléctricos y mineros que sobre el municipio de Samaná están proyectados, pues estos pueden interferir con esa vocación agrícola, con las garantías de retorno y la recuperación de los territorios para las comunidades campesinas.

altAljANUEqlQTDjncUIy9fxPz24SmmFXl72X5U0AcCRudG

Aunque la problemática de las minas antipersonal es más visible en el municipio de Samaná en cuanto a que allí se está desminando, lo cierto es que este flagelo lo han sufrido otros municipios del departamento. Esta realidad se expresa a través de las personas que han caído en las minas antipersonal u otros artefactos explosivos en municipios como Pensilvania, Manzanares, Norcasia, Pacora, Aguadas, La Dorada, Anserma, Marulanda, Riosucio, Neira y Salamina.

Algunos de estos municipios como Salamina y Pensilvania han sido igualmente focalizados por la Unidad de Restitución de Tierras y frente a la presencia de estos artefactos explosivos en dichos municipios poco se advierte.  Por ello, la CCCM también participó de la jornada exponiendo unos mapas que daban cuenta de ello. Existe incluso desconocimiento por parte de las instituciones de los municipios, pues en los recorridos y las visitas a las Alcaldías hemos evidenciado que sobre el tema poco se conoce.

Por lo anterior, la tarea del desminado humanitario de cara a la restitución de tierras debe extenderse a todo Caldas, al igual que la visibilización de esta problemática y los rostros de este flagelo para lograr una reparación  integral:  recuperando la vocación agrícola de los suelos y garantizando el retorno de las comunidades campesinas a los territorios, guardando memoria en torno a lo sucedido, para dignificar a las víctimas y al territorio como escenario donde no haya que sobrevivir más sino vivir, donde no haya miedo de ir a la escuela o al trabajo, donde sea posible sembrar y cosechar de nuevo.

altAlDiXtMKWKyaNhV3ZoX1se76wZ-UdwD5p6ZZI7liEZir

Share on FacebookTweet about this on Twitter