Jul 13, 2015

[COMUNICADO]: La Campaña Colombiana contra Minas celebra el inicio de las tareas de despeje en El Orejón e insta a promover un desarrollo integral para la comunidad

Foto: DAICMA
Foto: DAICMA

[ENGLISH RELEASE] 

Bogotá, 13 de julio de 2015.- Tras más de 15 años promoviendo la Acción contra Minas, la Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM) celebra el inicio de las tareas de despeje en la vereda El Orejón, municipio de Briceño (Antioquia), pero recuerda la importancia de acompañar la medida con un desarrollo integral que involucre la atención a las víctimas, la reintegración socioeconómica, mejoras en la infraestructura y garantías de no repetición.

Con el inicio del desminando se cristaliza una aspiración de muchos sectores de la sociedad, que desde hace más de una década claman por acabar con el miedo y la zozobra que genera en las comunidades rurales este arma indiscriminada.

“Vemos el desminado en El Orejón como el inicio de un proceso y como la continuidad de un esfuerzo. Inicio porque el desminado, si se profundiza y se consolida, es el inicio del fin de las minas en Colombia. Al mismo tiempo, es una continuidad porque es un esfuerzo en el que no solamente la CCCM, sino también las comunidades y numerosas organizaciones han estado trabajando para lograr que los campesinos puedan retornar a sus labores, con la seguridad de que no van a ser mutilados, muertos o van a vivir bajo el amedrentamiento de este tipo de armas”, manifestó el director de la CCCM, Álvaro Jiménez Millán.

En ese sentido, la importancia del desminado va más allá de remover las minas antipersonal (MAP), las municiones sin explotar (MUSE), los artefactos explosivos improvisados (AEI) y los remanentes explosivos de guerra (REG).

“No hay que ver esto como un tema solamente de sacar las minas, sino como una intervención de acción integral, que implica mejorar la calidad de vida de las personas, así como las condiciones de seguridad, productivas, sociolaborales, de convivencia pacífica y reconciliación que se requieren en las zonas después de una guerra”, explicó Jiménez Millán.

“Se ha iniciado esto como una etapa piloto, pero nosotros aspiramos a que se profundice, se desarrolle, se consolide de la mejor manera y podamos lograr de manera definitiva el fin de las minas”, agregó.

visita-equipo-de-direccin_23414514341_o
Foto DAICMA

El Orejón es el primero de tres áreas acordados entre el Gobierno y las FARC para iniciar el plan piloto de desminado humanitario en los departamentos de Antioquia y Meta. La CCCM insiste en que hay otros muchos lugares en los que es necesario llevar a cabo tareas de despeje, 57 de los cuales fueron notificados a los negociadores de paz por parte de las víctimas que viajaron a La Habana. El Orejón es uno de ellos.

“Estamos agradecidos con el Gobierno y con las FARC, que han tenido el valor y la esperanza de reunirse en Cuba para tomar esta decisión (…). Lo recibimos con sorpresa, pero con mucha alegría porque nos va a quedar la vereda libre de minas y, a la vez, este se convertirá en un lugar candidato a ser laboratorio de paz”, manifestó Bernardo Peláez, agricultor cafetero de El Orejón y uno de los líderes de la vereda, en una entrevista con la CCCM hace unas semanas.

“¿Sabe para qué nos servirá todo esto? Para volver a acariciar la tierra. Creemos que con este desminado que comienza acá va a lograrse una experiencia maravillosa para que la vereda sea un lugar de esperanza y prosperidad y para nosotros eso es valiosísimo”,  añadió.

De acuerdo con el comunicado emitido por las partes el pasado 29 de mayo, se realizó una primera fase de aproximación sobre el terreno, en la que un grupo de gestión viajó hasta esta vereda de poco más de 70 habitantes. El grupo estaba conformado por delegados del Gobierno, miembros representantes de las FARC-EP, técnicos de la organización Ayuda Popular Noruega (APN) con el acompañamiento de Cuba y Noruega, países garantes; y del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Posteriormente, se llevó a cabo la fase conocida como Estudio No Técnico, en la que se identificaron 4 áreas contaminadas, que suman aproximadamente 12.000 metros cuadrados. Actualmente, se desarrolla el llamado Estudio Técnico, el cual culmina con el despeje de los artefactos. La descontaminación de estas zonas permitirá restablecer el derecho de la comunidad a la libre movilidad, al acceso a las vías terrestres y al uso productivo de la tierra.

El éxito de este proceso se garantizará en la medida en la que se involucre a la comunidad y a las autoridades locales y departamentales en cada una de las etapas. La CCCM seguirá presente para apoyar y ayudar en la orientación sobre los derechos de las víctimas y en la prevención mediante la Educación en el Riesgo de Minas.

Foto DAICMA
Foto DAICMA

Para más información:

www.colombiasinminas.org

Facebook: Campaña Colombiana Contra Minas – Colombian Campaign to Ban Landmines

Twitter: COL_SIN_MINAS

También puede contactar:

Álvaro Jiménez

Director de la CCCM

alvaro@colombiasinminas.org

Share on FacebookTweet about this on Twitter