Nov 7, 2013

Once menores de edad víctimas de mina antipersonal en Norte de Santander, un año después

Free Images
Free Images

Es preocupante lo que está sucediendo en el municipio de El Carmen, Norte de Santander. Según se estima se han incremento considerablemente los accidentes con minas antipersonal y artefactos explosivos.

En esta zona del Catatumbo se han presentado desde octubre de 2012, 14 víctimas, entre las cuales 11 han sido menores (entre ellos 1 muerto) y 3 mayores de edad.

A finales de octubre, en la vereda Culebritas en el municipio de El Carmen, en horas del mediodía, un campesino de 32 años, quien se dirigía a su lugar de trabajo, fue herido por un Artefacto Explosivo Improvisado (AEI) que se encontraba instalado al borde del camino en un área cercana a su casa. El labriego se sintió atraído por el artefacto y una vez se acercó a él, este se detonó sin ocasionarle ninguna amputación, salvo heridas leves y sordera de momento.

Situación de los 11 menores víctimas de mina antipersonal

El 31 de octubre de 2012, 11 menores de edad habitantes de la vereda Planadas, del municipio El Carmen en Norte de Santander, se dirigían hacia su escuela por un camino que se encontraba minado. El resultado: un menor de edad muerto y diez heridos.

Para esa fecha, se realizó el Foro Departamental de Derecho Humanos, por lo que el vicepresidente de la República, Angelino Garzón, se encontraba presente en la región y los medios de comunicación pudieron darle eco al accidente con mina antipersonal. Aunque algunas autoridades del corregimiento de Guamalito, han hecho un proceso de seguimiento, hasta la fecha no existe ninguna valoración integral de los casos.

El Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (PAICMA) ha hecho monitoreo del caso y le ha sugerido a las autoridades competentes locales sobre la responsabilidad que tienen, pero por cuestiones de orden público ha sido limitado el acceso a la zona.

La Campaña Colombiana contra Minas (CCCM), con su coordinador regional en Norte de Santander, y varias organizaciones e instituciones, tenía previsto atender a las víctimas en el mes de julio de 2013, pero debido a la difícil situación de orden público en la región del Catatumbo, no se pudo realizar la valoración psicológica y médica.

Los menores viven en la vereda Planadas y la zona se encuentra contaminada por minas antipersonal. Se ha hecho contacto con otras organizaciones y los profesores de los menores, y se ha podido determinar que los niños presentan secuelas de tipo psicológicas y estrés postraumático.

La CCCM hace un llamado para que no se olvide la fecha, en la que hace un año 11 menores de edad fueron víctimas de una mina antipersonal localizada en uno de los caminos que conducía a una escuela. Así mismo, para que no se olvide la responsabilidad que el Estado colombiano tiene con las víctimas y con el derecho a la ruta de atención.

Share on FacebookTweet about this on Twitter