Jul 13, 2015

[FORO]: Minas antipersonal y derechos de los sobrevivientes en Colombia, un reto del presente

IMG_4010

Las minas antipersonal (MAP), las municiones sin explotar (MUSE), los artefactos explosivos improvisados (AEI) y los remanentes explosivos de guerra (REG) siguen suponiendo un reto para la sociedad y la política colombiana, con más de 11.000 víctimas y una estructura institucional incapaz de satisfacer sus necesidades y las de un entorno familiar que pocas veces dispone de recursos para enfrentar la situación.

Esta fue una de las principales líneas de debate en el marco del foro “Contaminación por armas en Colombia y derechos de las víctimas”, organizado por Foros Semana, la Cruz Roja Colombiana, la Cruz Roja Española y la Agencia de Cooperación Española (AECID), que se llevó a cabo el pasado miércoles 8 de julio en Bogotá.

En una intervención contundente, el presidente de la Asociación Distrital de Sobrevivientes de Minas Antipersonal y Municiones sin Explotar (ADISMAM), Reinel Barbosa, señaló algunos de los problemas más importantes con los que deben lidiar los sobrevivientes, destacando de forma especial la dificultad para generar ingresos en un escenario rural.

En ese sentido, manifestó la ineficiencia estatal para entregar las indemnizaciones estipuladas en la Ley de Víctimas y alertó  del no reconocimiento a una pensión, tras la supresión de la Ley 418 de 1997, un derecho que la Corte Constitucional sí está reconociendo a través de varias sentencias promulgadas en los últimos años.

“Ser víctima requiere un tratamiento extenso, las afectaciones no son de un día ni de dos y todo ese proceso requiere que la persona y su familia coman. Para eso se necesitan recursos y la mayoría de víctimas civiles son de áreas rurales, de bajos recursos económicos y, en ese sentido, lo que tenemos son problemas de seguridad alimentaria en el núcleo familiar”, expresó Barbosa.

Advirtió, además, que los sobrevivientes de minas antipersonal no se encuentran representados en la Mesa Nacional de Participación Efectiva de Víctimas y se mostró partidario de que puedan integrar y contribuir en los procesos de desminado humanitario.

 Intervención de Camilo Serna, subdirector de la Campaña Colombiana Contra Minas
Intervención de Camilo Serna, subdirector de la Campaña Colombiana Contra Minas

En la misma línea, el subdirector de la Campaña Colombiana Contra Minas, Camilo Serna, llamó la atención sobre los grandes retos que todavía persisten en la Ruta de Atención a Víctimas. Destacó la dificultad de poder retirar a la víctima civil del lugar en el que sufrió el accidente en condiciones de seguridad (lo que provoca que haya casos en los que los familiares aún no hayan podido enterrar a su ser querido),  al tiempo que advirtió de la dificultad de acceso a los centros de salud a causa de la distancia y la mala infraestructura viaria.

Recordó también que cuando una víctima llega al hospital, generalmente lejos de su lugar de residencia, nunca lo hace sola. Esto supone que los acompañantes, a los que no se contempla en la Ruta de Atención a Víctimas, tengan que dormir en el suelo  del centro hospitalario y no comer durante días, hasta que el paciente sea dado de alta.

Por su parte, Luz Amparo Castro Rincón, coordinadora del Departamento de Doctrina de la Cruz Roja Colombiana, recordó que todavía son las víctimas las que deben pagar la calificación de incapacidad que otorgan las Juntas Regionales de Calificación para poder acceder a una pensión de invalidez. Estas calificaciones están estipuladas con coste de un salario mínimo legal vigente (644.350 COP), el cual debe desembolsar la víctima en su totalidad.

Destacó también la gran brecha que sigue existiendo en el apoyo psicosocial tras el accidente, no solamente al sobreviviente, sino a todo el entorno familiar, el cual también sufre las consecuencias de esta tragedia.

Ante este escenario, el jefe de la oficina de Promoción Social del Ministerio de Salud y Protección Social, Juan Pablo Corredor, argumentó que en este tema confluye la política de víctimas y la de discapacidad, con lo cual el reto se duplica y la responsabilidad es mayor. Señaló también otros retos, como la falta de articulación institucional con otras entidades territoriales, lo cual se evidencia con la falta de vías públicas y fallas estatales en la identificación de los sobrevivientes, entre otros.

“La guerra termina y la mina antipersonal queda. Debemos fortalecer los gobiernos locales para contribuir en la solución del problema”, expresó el director de la Dirección para la Acción Integral contra las Minas Antipersonal (DAICMA), brigadier general Rafael Colón.

De izquierda a derecha: Ricardo Peñaranda, Fundación Prolongar; Cristoph Harnisch, jefe de la Delegación en Colombia del CICR; Marcela Prieto Botero, directora general de Foros Semana (moderadora); Fernando José Cárdenas Guerrero, presidente Nacional de la Cruz Roja Colombiana; y Bg. Rafael Antonio Colón Torres, director de la DAICMA.
De izquierda a derecha: Ricardo Peñaranda, Fundación Prolongar; Cristoph Harnisch, jefe de la Delegación en Colombia del CICR; Marcela Prieto Botero, directora general de Foros Semana (moderadora); Fernando José Cárdenas Guerrero, presidente Nacional de la Cruz Roja Colombiana; y Bg. Rafael Antonio Colón Torres, director de la DAICMA.

Y es que en un escenario de posconflicto, las MAP, MUSE, AEI y REG suponen un gran reto para el Estado, en un país donde la mayoría de artefactos son de fabricación improvisada y donde es imposible conocer todavía el alcance real de la situación.

Por ello, indicó que es necesario comprender la dinámica de los territorios para construir soluciones que respondan a las necesidades de la población y apostó por ampliar la participación de las organizaciones civiles expertas en desminado, al reconocer que “solos no podemos” y destacar que su actividad es generadora de empleo para la comunidad.

Y agregó: “Las FARC, el ELN y las Bacrim no pueden ser más una excusa para que no atendamos correctamente a las víctimas (…), las operaciones de desminado humanitario y la Acción Integral contra Minas deben avanzar con mayor velocidad para atender oportunamente a las víctimas de minas antipersonal”.

Intervención de Fernando José Cárdenas Guerrero, presidente Nacional de la Cruz Roja Colombiana
Intervención de Fernando José Cárdenas Guerrero, presidente Nacional de la Cruz Roja Colombiana
Share on FacebookTweet about this on Twitter