Apr 4, 2014

Defensores de la Acción contra Minas y de los derechos de las personas con discapacidad se comprometen a una colaboración más estrecha

ULTIMO

La conferencia global sobre la asistencia a las víctimas de minas antipersonal en dominios más amplios, Tendiendo Puentes entre Mundos, concluyó con un nuevo compromiso de los movimientos antiminas y de derechos de discapacidad, de estrechar sus lazos de colaboración.

“Nos reunimos con el propósito de construir puentes entre los mundos de los derechos humanos, la acción integral contra las minas, los derechos de los discapacitados, el cuidado de la salud y otros ámbitos”, dijo el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón quien participó en la conferencia de dos días que reunió a más de 500 personas de 36 países.

“A través de las conversaciones de esta conferencia es claro que solo debe haber un mundo, en el cual se deben remover todas las barreras físicas y cambiar las actitudes para el beneficio de todos”, agregó el vicepresidente.

La Conferencia destacó en particular la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas, la cual establece un marco de acción que protege a todas las personas con discapacidad, incluidas las víctimas de minas antipersonal.

“La adopción de la Convención sobre la Prohibición de Minas Antipersonal en 1997, fue pionera al hacerle una promesa importante a las víctimas de las minas antipersonal”, dijo Garzón. A esto le siguió la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, la cual deja claro que las personas con discapacidad son titulares de derechos. Es deber de todos los Estados cumplir con las víctimas y personas con discapacidad y avanzar de manera concreta con todas las obligaciones”.

“Todos los aspectos de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad se aplican a los esfuerzos para ayudar y garantizar los derechos de las víctimas de las minas antipersonal”, agregó Facundo Chávez Penillas de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. “Por ello me complace ver que una amplia gama de actores se hayan comprometido durante esta conferencia, a incrementar el trabajo en conjunto, lo que equivaldría a desarrollar una agenda común. Cuando se trabaja en conjunto en pos de los mismos objetivos se puede hacer más y se hace mejor”.

“Tenemos que ir más allá de los beneficios y hacia la consecución de los derechos”, dijo Rosangela Berman Bieler, Asesora en Discapacidad en UNICEF. “Para lograr esto, tenemos que invertir en sistemas que sean incluyentes de los sobrevivientes de minas antipersonal y de otras personas con discapacidad. Ambos grupos, que son en realidad uno solo, deben trabajar conjuntamente para influir en la próxima agenda de desarrollo de inclusión”.

Una propuesta concreta para trabajar conjuntamente fue presentada por Mozambique que presidirá la Conferencia de Revisión de la Convención Sobre la Prohibición de las Minas Antipersonal que se llevará a cabo en Maputo en junio, en donde se adoptarán acciones actualizadas para asistir a los sobrevivientes de minas antipersonal.

“Hasta la fecha, hemos tenido un comité de asistencia a víctimas de minas antipersonal, es por eso que hemos propuesto que esto continúe como un foro de expertos de composición abierta”, dijo Elías Zimba de la Misión Permanente de Mozambique ante las Naciones Unidas (Ginebra).

“Sin embargo, las discusiones en el marco de la Convención tienen que equilibrarse con esfuerzos que lleven la conversación sobre la asistencia a víctimas hacia otros dominios. Por ello, hemos propuesto que los Estados Parte de la Convención designen un enviado especial de asistencia a las víctimas de minas antipersonal, y profundizar así nuestra colaboración con el mundo de los derechos de discapacidad”.

Los resultados de Tendiendo Puentes entre Mundos los presentará la delegación de Colombia en Ginebra la próxima semana durante su asistencia en una reunión de la Convención. Se espera que los resultados sirvan también como preparativos a la Conferencia de Revisión de Maputo.

La Convención fue el primer instrumento humanitario en tomar en cuenta las necesidades de las víctimas de un arma en particular.

Share on FacebookTweet about this on Twitter