Feb 19, 2014

Instan a Estados Unidos a unirse a la Convención que prohíbe las minas antipersonal

12438528925_b39cbaf52b_b

El llamado fue hecho por el príncipe Mired Raad Al-Hussein de Jordania, quien renovó su plegaria para que los Estados Unidos se una a laConvención Sobre la Prohibición de Minas Antipersonal o Convención de Ottawa, la cual prohíbe el empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal.

“Un cambio en la política de Estados Unidos que le permita estar en conformidad con las disposiciones de la Convención de Ottawa, demostraría su liderazgo y le inyectaría nueva vida a esta causa humanitaria”, dijo el príncipe, Enviado Especial de la Convención, al simposio patrocinado por la Unión Europea sobre la política de minas antipersonal de EE. UU., que se realizó en Washington D.C. esta semana.

“No existe una buena razón para que los EE.UU. permanezca fuera de la Convención, por el contrario existen varias razones por las cuales debería unirse”, añadió el príncipe Mired, denotando que cada uno de los aliados de los Estados Unidos en la OTAN han renunciado al uso de minas antipersonal, y añadió que tal uso de estos artefactos no es coherente con el carácter moderno y sofisticado con el que las fuerzas armadas de ese país cumplen con sus responsabilidades. Además,  Estados Unidos no ha utilizado minas antipersonal desde hace más de dos décadas.

Las declaraciones de Mired se realizaron durante un simposio patrocinado por la Unión Europea sobre la política de minas antipersonal de los EE. UU., que fue convocado por Human Rights Watch a nombre de la Campaña de los Estados Unidos para la Prohibición de las Minas Terrestres, y de la Unidad de Apoyo a la Implementación de la Convención. El evento, que tuvo lugar en la Fundación Carnegie para la Paz Internacional en Washington, D.C., contó también con la participación de Jody Williams, colaureada del Premio Nobel de la Paz de 1997 y de varios expertos de políticas y asuntos militares.

En el simposio se destacó que son casi cinco años desde que el gobierno de Obama puso en marcha una revisión de su política sobre minas antipersonal. “En 2010 visité Washington para abordar a funcionarios de alto nivel del Consejo de Seguridad Nacional, del Departamento de Estado y del Pentágono sobre la política de minas antipersonal estadounidense”, dijo Mired, al tiempo que comentó que “en ese momento era muy optimista de que tal revisión dejaría a los Estados Unidos en una situación favorable para que se adhiriera a la Convención de Ottawa”.

“Cuando se trata de este tema, sigo siendo optimista de que los Estados Unidos retomará el lugar que le corresponde en el lado correcto de la historia”, añadió Mired. “Cualquier decisión por parte de la Administración Obama que no sea la de adoptar una política comprometiéndose a nunca, y bajo ninguna circunstancia, usar, producir, almacenar o transferir minas antipersonal, dejaría a los Estados Unidos al margen de esta causa y no en su rol usual de liderazgo”.

La Convención fue adoptada en Oslo en 1997, se abrió a la firma en Ottawa ese mismo año y entró en vigor el 1º de marzo de 1999. Desde entonces, millones de metros cuadrados de tierras que alguna vez se consideraron peligrosas han sido despejadas para uso normal y más de 44,5 millones de minas antipersonal que se encontraban en arsenales han sido destruidas.

Share on FacebookTweet about this on Twitter